RastrillandoMario Munguía Murillo

Se acabó la fiesta…

Mario Munguía Murillo /    2018-01-04
Publicar en:  



Bueno. Ya se acabó la fiesta. Canta Serrat: “…Y con la resaca a cuestas vuelve el pobre a su pobreza, vuelve el rico a su riqueza y el señor cura a sus misas  / Se despertó el bien y el mal la zorra pobre vuelve al portal, la zorra rica vuelve al rosal, y el avaro a las divisas…”


Y los precandidatos (que en realidad ya son los candidatos) ya afilaron sus espadas, los videos y audios que utilizaran contra su enemigo; para ellos y ellas no hubo fiesta; saben que esta lucha será encarnizada, no habrá perdón ni olvido.


Por eso, cantemos: Pepepepepeé-Pepepepepeé-Pepepepepeé.


A Pancho Burques le pusieron el mote de “Pancho el bailador”, el Ulises Cristopulos no canta mal las rancheras, y a la Claudia, la gobernadora, como le irán a decir, es pregunta sin interrogación.


Pero…“Por supuesto, el uso del dinero público limita la libertad de expresión, pero sin ese dinero público no habría medios en México”, dijo Marco Levario, director de la revista Etcétera. “Todos somos cómplices en eso”. Tomado de: New York Times publicado y replicado por algunos –no todos- medios y enteros en este hermoso país: 2017-12-26. Solo como dato periodístico.


El punto es que, termino el año pasado, el 2017, y como para cerrar con broche de oro, fue un cierre apocalíptico donde nosotros los ciudadanos comunes que por necesidad tenemos que utilizar un medio de transporte, supuestamente social, o sea, el que manipulan los lidercillos de la CTM, sufrimos lo que ellos y ellas, que nos gobiernan, jamás sufrirán –valga la redundancia a sufrir-.


Las tarifas se duplicaron en los taxis, un ejemplo: de la colonia San Juan a Satélite el “costo” fue de 150 pesos, lo que en tiempos “normales” es de 50 o 60 en taxi “normal” y en Uber 28 o 32 pesos; la escases de vehículos, incluidos los “camiones urbanos” estaba en casi uno o dos para toda la ciudad incluido el sector rural. Esto en los días 24 -25 y 31-1, los otros días “bajaron” un poquito la tarifa.


Lo otro, el alza incontrolada de los precios de la canasta básica que los políticos – funcionarios presumen en sus discursos, fue exponencial, dirían los economistas; por ejemplo: tomate hasta 45 pesos (antes, era de 16 a 23 pesos depende del “super”), cebolla blanca, 18 (antes, 9); de las carnes, mejor ni le digo, pues se enojarían los llorones ganaderos que son subsidiados por los gobiernos federal y estatal. Y así podíamos enumerar toda la canasta básica.


Pero eso sí, el recibo del agua puntual, el de la CFE empresa de categoría mundial uf!, a tiempo con límite para pagar el meritito día uno de enero de este 2018; sin contar el predial, remplacamiento que dicen que no pero si, incluya las multas con las nuevas tarifas, más la gasolina y el gas y, la colegiaturas, útiles escolares, uniformes y demás. La cuesta de enero viene desde enero del año pasado.


En cuanto a seguridad, ya no sabemos si mejor confiar en los malandros que en los policías; balaceras en pleno centro de la ciudad, robos aquí y allá; pero lo triste es que los uniformados –no todos, por supuesto-, lo paraban a uno “por sospechoso”, cierto, no soy un adonis pero de eso a tener pinta de malandro dista mucho.


Revisión corporal, “inspección” de cartera y…al final devuelta pero “vacunada”, se quedaron con los míseros 300 pesos que traía. ¿Denuncia? ¿Para qué? es pérdida de tiempo y más corajes que mi pobre corazón no soportaría.


Pero usted no se preocupe. Este año tendremos elecciones para cambiar el rumbo del país, dicen los candidatos todos que son los mismos.


También algunos amigos se nos adelantaron. Mi amigo y maestro Mario Cuevas, doctor en historia, seguramente se encontrara con nuestro mutuo amigo Manuel Robles por rumbo del Tetabejo, cerca de Guaymas; Antonio Robles Torres, presidente del Consejo de Ancianos Seri, que tendrá que rendirle cuentas a José Astorga “el inventor” del Chapo Barnett el chamán de la tribu; la Ramona Barnett Astorga, su compañera de toda la vida será hoy, la presidenta del Consejo de Ancianos.


El 2017, fue un año difícil para el ciudadano común, los que viven es este hermoso país llamado México para unos y, mejico para la gran mayoría de mestizos y nativos –a los que los intelectuales orgánicos llaman etnias-.


El 2018, es la esperanza de muchos, principalmente para los que andan en campaña permanente desde hace varios años atrás, los herederos (as) del poder, los manipuladores del hambre y la justicia; pero también los otros, los que esperan  ver un país libre de violencia, de justicia social y económica, los que luchan a diario para sacar adelante a sus familia.


Pero mejor a’í se las dejo. Yo siento que he cumplido con mi compromiso de ser mejicano, ellos y ellas, los herederos candidatos ¿han cumplido? Es una pregunta inocente. Feliz inicio de año 2018…¡salute!... ¡¡¡SARAVAH!!!


mtesota@gmail.com

@mariomunguia8

www.vocesdeldesierto.com



















































Opiniones sobre ésta nota
Envía tus comentarios