Ideologías vemos, pragmatismos no sabemos

Arturo Soto Munguia /    2018-04-12
Publicar en:  

No es que uno se asuste o se sorprenda con los virajes de la clase política que en estos días va de aquí para allá acomodándose a contentillo en nuevas zonas de confort, compartiendo algo más que el pan y la sal con otrora acérrimos rivales.

 

Pero no deja de parecer, al menos extraño, curioso, cómo se van tejiendo esas alianzas que hace poco parecían imposibles y que hoy aparecen con una naturalidad propia de quien se cambia los calcetines cada mañana.

 

Ayer asistimos a la presentación del equipo de campaña del candidato presidencial de la coalición “De frente por México”, que en Sonora encabeza Luis Serrato Castell. Un equipo, hay que decirlo, que prácticamente se abocará a hacer una campaña sin candidato, pues no hay fecha definida para que el llamado “joven maravilla” venga a Sonora, donde por algunas razones se ha mantenido ausente a lo largo de todo este proceso, incluyendo su campaña interna.

 

Esas razones quizá tengan que ver con la poca importancia electoral que tiene Sonora en términos de padrón electoral (aunque en estos tiempos no hay voto que no cuente); acaso por los conflictos internos por los que atraviesa su partido en Sonora; acaso por la mala vibra que sigue generando el padrecismo y sobre todo, la eventualidad de que al llegar a estas tierras su agenda nacional se llene de un tema que preferiría mantener bajo tierra: el del encarcelado ex gobernador Guillermo Padrés.

 

Quién sabe. Lo cierto es que Luis Serrato adelantó que Ricardo Anaya sí vendrá a Sonora y lo hará al menos un par de veces, aunque no adelantó fechas, una de ellas tentativa, para finales de este mes.

 

Pero el punto inicial de esta columna eran los personajes que se integran a ese equipo, destacando que sólo hay en él panistas y perredistas; nadie de Movimiento Ciudadano, partido que también forma parte de esa alianza, pero que en Sonora acordó ir solo. Las razones todo mundo las conoce: la dirigente estatal de MC es María Dolores del Río, panista que abandonó el barco blanquiazul lanzando serios cuestionamientos a su ex partido, a propósito de falta de democracia interna, abandono de sus principios y demás.

 

La ex alcaldesa se mantuvo reacia a integrarse como segunda en la fórmula al senado que inicialmente encabezaba Ramón Corral, y que hoy lleva al ex priista Antonio Astiazarán, y a Leticia Cuesta, que no tiene militancia en ningún partido pero llegó como segunda en la fórmula a propuesta de MC.

 

Ante las pocas posibilidades de ganar el senado en esta coyuntura, María Dolores prefirió ser cabeza de ratón que cola de león, y hoy aparece en el número uno de la lista de plurinominales de MC al Congreso local, con lo que ya está prácticamente con un pie en la nómina, digo, en el arduo trabajo legislativo para los siguientes tres años. Por cierto, en el número dos de esa lista aparece Francisco Zavala, ex consejero del IEE (antes CEE), avezado litigante y muy ducho en temas electorales. Será sin duda uno de los diputados que habrá que seguir de cerca en la próxima legislatura, pues le entiende bastante a las leyes y a la grilla.

 

En la conferencia de prensa donde se anunció la integración de este equipo, Luis Serrato aseguró que MC apoyará la campaña de Ricardo Anaya a través de sus candidatos a diputaciones locales y federales, y al senado de la República, aunque por la mañana, en entrevista radiofónica, María Dolores del Río había asegurado lo contrario.

 

El caso es que allí nos enteramos que el coordinador de estrategia política de la campaña de Ricardo Anaya en Sonora es el ex dirigente estatal del PRD, Carlos Navarro López, el mismo que en la anterior legislatura fuera el más fiero crítico del gobierno panista, y al que en lo sucesivo veremos jugando a las manitas calientes con, por ejemplo, el Güero Nieves y Javier Neblina, ambos candidatos del PAN a diputados locales y con los que seguramente coincidirá en el impulso de su candidato presidencial, Ricardo Anaya.

 

También estaba allí Juan José Lam, pero éste ya hace tiempo que marcha al lado de los padrecistas, lo mismo que el actual dirigente estatal perredista, Miguel Ángel Armenta que, a explicación no pedida, sostuvo que el PRD no será dama de compañía del PAN en esta lanzada, y que si apoyan a Ricardo Anaya no es porque sea panista, sino por el proyecto que encabeza.

 

Insisto, no es que uno se asuste de estas mezcolanzas políticas, pero no deja de llamar la atención, porque sí se ven medio raros.

 

En descargo, hay que decir que el signo de esta coyuntura, como nunca antes, es el de la abdicación de lo ideológico en aras de lo pragmático, y eso se está viendo en todos los partidos políticos, donde la moda es el cambio de piel, la migración de unas siglas a otras; la biotecnología de vanguardia para disolver agua en aceite o viceversa.

 

Veremos qué sale de todo esto.

 

 

II

 

Cuatro convenios de colaboración para el desarrollo tecnológico fueron firmados ayer entre la Universidad de Sonora y la de Arizona, teniendo como testigo a la gobernadora Claudia Pavlovich, y la importancia de este evento no reside sólo en el impacto académico que tiene para ambas instituciones, sino en la consolidación de una relación México-Estados Unidos que en Sonora marcha independientemente de las hostilidades promovidas desde el gobierno federal del vecino país.

 

La histórica relación que se tiene con el estado de Arizona -y con otros de la franja fronteriza- ha tenido un relanzamiento en los últimos dos años, a partir de los trabajos que ambos gobiernos estatales, así como los sectores productivos de un lado y otro de la frontera, comenzaron para crear en esta zona geográfica lo que hoy se conoce como Megarregión, y que no es otra cosa que un espacio para la sinergia en áreas estratégicas de la economía, la política, la cultura y el intercambio comercial que impacte positivamente en ambas entidades.

 

En esto coincidieron los rectores de las universidades firmantes, Enrique Fernando Velázquez Contreras y Robert Robbins, así como la gobernadora de Sonora y funcionarios y empresarios estadunidenses allí presentes.

 

El asesor de Asuntos Regionales e Internacionales  de la oficina del gobernador arizonense, Doug Ducey se refirió a los más recientes acontecimientos que apuntan a la militarización de la frontera del lado norteamericano, y aseguró que nada de eso afectará los compromisos que existen entre Sonora y Arizona y la agenda a seguir dentro de las comisiones que la conforman se encuentra fortalecida.

 

Los convenios formados apuntan a la creación de un Centro de Cómputo Autónomo en la Nube, que se instalará en el campus de la Unison, y la creación de un Centro para estudios de frontera en el campo de la física fundamental.

 

También un convenio para la colaboración de académicos y estudiantes de enfermería para el desarrollo de programas cortos, como veranos de investigación para estudiantes de posgrado en áreas de nanotecnología y biología molecular, y otro convenio para la elaboración de cursos online  y para el intercambio virtual estudiantil para el desarrollo de actividades interculturales.

 

También me puedes seguir en Twitter @Chaposoto

 

Visita www.elzancudo.com.mx

 

Opiniones sobre ésta nota
Envía tus comentarios