Rastrillando

Los ángeles que se van…

Mario Munguía Murillo /    2018-04-15
Publicar en:  

EL sentimiento natural de los animales es cuidar a sus cachorros, y los humanos no estamos exentos de ese sentir, en principio y fin, somos parte de esa cadena biológica: animales. Natura nunca se equivoca.

Durante los miles de años de evolución, los homos han tenido una serie de cambios biológicos y antropomorfos; durante miles de años, natura se encargó de seleccionar quienes seguían avanzando y quienes pasaban hacer parte orgánica de subsistencia para salvar el proceso de la vida.

Sí, somos animales. La diferencia entre unos y otros es que los otros, dicen son irracionales y, nosotros racionales y pensantes.

Bueno, el punto es que este martes –como todos los martes-, la compareciente fue Claudia Téllez, presidenta fundadora de Movimiento RAS; los integrantes del Colectivo de Reporteros Sonorenses, AC. –Hay que reconocerlo- quedamos impactados, no solo por su presencia de mujer hermosa, más bien, por eso que llamamos sentimiento, esa “pequeña mariposa que revolotea en nuestra mente” pero que ocultamos porque si lo exponemos, es debilidad.

Solo aquellos que han vivido, y viven una tragedia, entienden muchos porqués; pero, exponerse ante un público y externar ese sentimiento es, lo más sublime y hermoso que hay en esta vida. Es enfrentar con valentía una vida llena de incógnitas y espacios oscuros que nunca podremos entender. Es lo que Jesús Nazaret hizo, cargar una cruz que no le correspondía.

¿Qué hemos y estamos haciendo los humanos? En este mundo globalizado y materializado, hemos perdido el sentimiento de asombro; hemos perdido el amor.

Suena cursi. Sí. Pero no mi importa. Precisamente a eso me refiero.

Movimiento RAS es producto del amor, es la búsqueda de encontrar la paz que le fue arrebatada por este mundo, es aferrarse a la vida que siente que pierde, es la existencia de una hija, de miles de niños y niñas que sufren por culpa de los mayores. Nosotros.

Y desgraciadamente, muchos no lo entienden, no tienen corazón para entender. Pobres diablos. Como Antonio Salazar Magdaleno, seudo líder de la federación de sindicatos y organismos independientes –así, en minúsculas-.

Movimiento RAS es producto del amor, insisto. Ahí, las sonrisas, las “caritas”, el llanto, la inocencia y, la tranquilidad infinita de sus ojos cerrados. Son niños y niñas que solo esperan vivir la vida que se les es arrebatada por la inconciencia y la avaricia de los hombres del progreso.

¿Cuánto cuesta la felicidad?

“No hay medicina que cure lo que la felicidad no puede” dijo  Gabriel García Márquez; y eso sucede en el albergue de Movimiento RAS, el refugio de la felicidad de Claudia Tèllez.

Los niños y niñas, son solo palabras usadas por los políticos-funcionarios, que “hacen” leyes para proteger a los infantes ¡Mentiras! Son letras muertas que se pierden en el discurso escrito en papel porque les falta sentimiento, amor y honestidad.

Ignoraba su existencia, lo reconozco;  ignoraba que aún existen personas que dan amor. Ignoraba que la vida de un ángel está en nuestras manos.

Usted también lo ignora, no tiene tiempo porque sus prioridades son otras; usted se pierde entre el bien comer y el bien vestir. Usted, como yo, nos hemos perdido en un mundo material, de presunción y vanidad.

Afortunadamente existe, fije usted, desde hace 10 años, un lugar donde los ángeles se refugian para el bien morir. Que cruel se lee ¿verdad?

Pero para esto, necesita gente como usted y gobernantes de esos que les gusta salir en la foto entregando una silla de ruedas, luego se desinfecta las manos que tocaron al “afortunado” niño y, a los minutos se les olvida la existencia de aquel niño que utilizo mediáticamente.

Olvidemos de ellos, los gobernantes y oportunistas del dolor humano, de los infantes.

Tatuemos en nuestra memoria que existe –ahí está- la puerta del paraíso para esos angelitos que sufren de cáncer. Movimiento RAS se llama, está por:Lázaro Mercado No. 70 entre Apolo y Fresnillo Col. Valle Dorado. C.P. 83175 en Hermosillo, Sonora y su teléfono es: 3026054.

Necesitan de nuestro apoyo.

Pero mejor aì se las dejo. Cantemos una plegaria por los angelitos que se fueron y los que aún están aquí…¡¡¡SARAVA!!!

Opiniones sobre ésta nota
Envía tus comentarios