Sin Medias Tintas 

¿Que muera el mal gobierno?

Omar Alí López /    2018-05-06
Publicar en:  

Todas las religiones del mundo contemplan el amor como el sentimiento más sólido para practicar la bondad. De hecho, la práctica de cosas buenas permite consolidar la cohesión de las sociedades a través del reforzamiento del llamado tejido social, cuya base fundamental es la familia.

Esa manera de interactuar de cada uno de los integrantes de la familia con los demás y con el entorno, así como la manera en cómo interactúa esa célula hacia esos campos, es la que nos define como sociedad.

Y quiérase o no la educación sigue siendo la clave, porque todos los valores adoptados por cada uno de nosotros emanan de la familia.

De hecho, cada una de nuestras acciones tanto al interior como al exterior de la familia está fundada en alguno de los valores que nos han sido educados, y a nuestras prácticas nocivas o que no son útiles para la sociedad regularmente les damos una justificación o responsabilizamos a alguien más.

Es decir, justificamos el no cuidar nuestro entorno porque las autoridades no limpian las calles, por ejemplo. O no denunciamos al ladrón que entra a la casa del vecino porque las autoridades lo dejan libre.

Así, nuestras prácticas sociales se han visto acotadas por lo que nos conviene solo a nosotros y no a los demás. Pero esta situación se está convirtiendo cada vez más en un problema serio de unificación para la sociedad, fomentando la polarización y la intolerancia hacia aquellos que no piensan igual.

Pruebas de lo anterior las hemos visto recientemente a través de videos en donde un ladrón es privado de la libertad y torturado por ciudadanos, o como sucedió en Tabasco, en donde la turba linchó y quemó vivo a un presunto ladrón. Así como lo lee: ¡lo quemaron vivo!

Si tanto nos quejamos de las injusticias y de que el gobierno no hace nada, ¿justifican esas quejas el torturar o quemar vivo a alguien? ¿Dónde va a quedar la justicia para los agredidos? ¿Hubo algún juicio que los declarara culpables?

En las imágenes de ambos videos que se hicieron virales en redes sociales se culpaba al “mal gobierno” y esto se utilizaba como justificación por lo que estaban haciendo.Y si el gobierno, por ejemplo, actuara en contra de todos los que participaron en la tortura o asesinato de los ladrones referidos, ¿sería suficiente la justificación ante la Ley?

Creo que como ciudadanos debemos cada uno hacer lo que nos corresponde y enfrentar juntos los problemas que vivimos día con día. Los gobiernos no producen ladrones. De hecho los gobiernos están compuestos por ciudadanos.

Cuando un gobierno no cumple con su función realmente hablamos de ciudadanos que no la cumplen, pese a que fueron elegidos democráticamente por la mayoría para apoyar en la solución de las dificultades que enfrentamos como sociedad.

Es por ello que insisto en que la solución está realmente en la formación de verdaderos ciudadanos, comprometidos en la búsqueda de mejores condiciones de vida para la comunidad en donde vivimos todos, y alejados siempre de los intereses individuales o de grupo que solo llevan a la barbarie que estamos viendo actualmente.

Todavía estamos a tiempo de reaccionar.

Opiniones sobre ésta nota
Envía tus comentarios