Sin Medias Tintas 

La escalera de caracol

Omar Alí López /    2018-09-11
Publicar en:  

¿Cuántas veces hemos despotricado contra el gobierno porque no nos resuelven los problemas básicos de la comunidad? ¿Una o dos veces al día? ¿Siempre?

Sin duda los gobiernos deben cumplir completamente con sus obligaciones. Todas y cada una de ellas; pero ningún incumplimiento pesa más que los bienes sociales como la educación, la salud y los servicios básicos.

Eso es lo que esperamos porque pagamos impuestos por los servicios que recibimos; pero cabe aquí observar algunas cifras interesantes y de las que poco se habla por conveniencia, como por ejemplo los adeudos de los ciudadanos por los servicios.

¿Sabía usted que la CFE reportar adeudos por más de 43 mil millones de pesos en todo el país? ¿Sabía que Agua de Hermosillo reporta una cartera vencida por cerca de 1000 millones de pesos?

Sí, se trata de dinero que no hemos pagado los ciudadanos.

No sé cómo lea esto, pero la verdad sí debería preocuparnos, porque ¿alcanza siempre la justificación de que los políticos roban más como para no cumplir con la obligación de pagar por los servicios?

Está para pensarse, la verdad.

Hasta donde sé, se requiere de un flujo de dinero para que las entidades funcionen y puedan tener capacidad de respuesta.

Tan simple como imaginarse que usted le presta 100 pesos a su compadre todos los meses y después de tres años, cuando quiere usted cobrar, su compadre le sale con la famosa frase “no tengo para pagarte, y hazle como quieras”.

Como comunidad, en mi colonia hemos intentado buscar soluciones a los problemas que nos aquejan y mucho hemos avanzado pero, cuando se trata de enfrentar cosas malas, siempre nos topamos con pared. Pareciera que algunas leyes están hechas para proteger la deshonestidad.

Tenemos vecinos que roban luz, agua y jamás pagan sus cuotas de limpieza, pese a vivir en condominio. Solo unos 70 vecinos soportamos la operación de un fraccionamiento de 428 familias.

Y si a esa problemática le agregamos el gandallismo, la presión es triple. Por ejemplo, tenemos un parque que, si bien no pertenece a nuestra colonia, sí colinda con ella. Se lo pedimos formalmente al ayuntamiento, pero nunca nos respondió. Ahora ese terreno está invadido por un vecino y no necesito decirle que para sacarlo debe cumplirse con un rosario de requisitos.

Y en otro caso más interesante, una vecina que vive en el piso superior de una casa dúplex, se enteró de que su amiga del piso de abajo se iría a vivir a USA. Tan pronto se fue, la vecina mandó hacer un hoyo en el suelo de su departamento e instaló una escalera de caracol para tener acceso al piso de abajo y adueñarse del deparamento sin que nadie tuviera idea de ello. Por supuesto los recibos de agua y luz se acumularon en el piso de abajo, pero las instalaciones impiden hacer los cortes sin afectar a los demás.

Ni Agua de Hermosillo ni la CFE podrán cobrar jamás por el servicio respectivo. Lo bueno es que la vecina paga sus recibos de agua y luz puntualmente, y ello le da derecho a reclamarle al ayuntamiento por su ineficiencia.

Opiniones sobre ésta nota
Envía tus comentarios