Ana Gabriela: si se encapricha la gente…

Arturo Soto Munguia /    2018-12-04
Publicar en:  

La exvelocista Ana Gabriela Guevara estuvo ayer ante los integrantes de la Mesa Cancún, a donde llegó flanqueada por el director de Codeson, Genaro Enríquez, y Ramón Flores, en quien recaerá próximamente la coordinación política del Partido del Trabajo en Sonora, cargo que actualmente ocupa la diputada federal y a partir de pasado mañana, directora de la Comisión Nacional del Deporte en el gabinete de López Obrador.

 

Ana Gabriela trae, pues, muchas cachuchas puestas y a esas tres hay que sumarle la de pre-precandidata al gobierno del estado para 2021, lo que no parece molestarle: “si la gente se encapricha, ¿quién soy yo para decirles que no?, dijo.

 

Rescatamos algunas frases de La Gacela sonorense, hoy metida de lleno a la política y al servicio público en el área que mejor conoce: la deportiva.

 

-Los jóvenes deportistas sonorenses son muy chingones, pero se están desperdiciando por gusto.

 

De Manlio Fabio Beltrones: le profeso admiración y respeto; siempre estuvo pendiente de mi carrera aún sin tener cargo público y siempre la ha apoyado en su vida deportiva.

 

II

Con buen timing, pero mal soportada, se intensificaron ayer las críticas a la licitación mediante la cual, el Ayuntamiento de Hermosillo rentaría 30 unidades recolectores de basura a la empresa Clear Leasing, presuntamente dejando fuera a la empresa Rental Solutions, que hoy estaría impugnando el proceso.

 

Buen timing, porque el problema de la recolección de basura es el que más se le ha indigestado al actual ayuntamiento, y el malestar social que provoca es una oportunidad que la oposición no parece dispuesta a dejar ir para minar la credibilidad y sembrar las dudas sobre la honestidad y la transparencia del gobierno de Célida López.

 

Guardando las proporciones, si el Ayuntamiento no toma medidas efectivas rápidamente para resolver este tema, podría convertírsele en un frente abierto permanentemente atacado por la oposición; algo similar a lo que le ocurrió al Maloro Acosta con el incremento a la tarifa del agua (que le cayó como herencia de las dos administraciones anteriores), o el de los parabuses, donde a pesar de no haberse documentado oficialmente desvíos de recursos, se convirtió en un blanco de ataque sistemático, pero si bien hay denuncias y solicitudes de investigación, hasta el momento las instancias de fiscalización han validado la cuenta pública correspondiente al periodo en el que se construyeron esas obras.

 

Por otro lado, la aprobación en la Ley de Ingresos municipales 2019, de una aportación voluntaria de 1 a 120 pesos (aunque podría ser más), para orientar esos recursos a la compra de camiones, no está en condiciones aún de ser evaluada, pues el plazo para el pago del impuesto predial (que sería la ventana por la cual entraría ese recurso) está lejos de vencer y no se tiene ni idea de la respuesta que hasta ahora haya tenido la ciudadanía.

 

Por ser la primera vez que se aplica una medida de este tipo, el resultado es aún más incierto, y la sorpresiva licitación para la renta de camiones (que habría sido lanzada desde el 6 noviembre pasado) podría significar un Plan B, en caso de que las aportaciones no cumplieran las expectativas de las autoridades municipales.

La escasa información y las deficiencias en la prestación del servicio de recolección generaron un caldo de cultivo adecuado para que un mes después estallara este tema.

 

El pasado 6 de noviembre, el director de Servicios Públicos Municipales, Norberto Barraza anunció la licitación para la compra de 30 unidades mediante el proceso de arrendamiento y adelantó que el monto de la operación podría fluctuar entre los 60 y 70 millones de pesos. Antes, el 17 de septiembre, apenas dos días después de tomar posesión, la alcaldesa anunció la renta de camiones a la empresa TecMed, a un costo de 200 mil pesos por unidad.

 

Después hubo un vacío de información que contribuyó a generar las condiciones para que en estos días, se manejara información en redes sociales, según la cual, la empresa Rental Solutions Leasing-Investment estaría solicitando a través de su representante legal, René Cerezo Servín, cancelar la licitación del 6 de noviembre.

 

El timing, insistimos, fue bueno, por el contexto del problema. Pero la operación fue muy mala. Básicamente, el tema fue empujado en redes sociales desde cuentas troll, anónimos muy identificados con la administración municipal pasada, que incluso filtraron un documento sellado de recibido en la Dirección Jurídica municipal, en el que Rene Cerezo Servin (sic) exige la cancelación de la licitación, alegando que no fue publicada en el portal de Compranet y tampoco cumplió con los tiempos exigidos en la ley para estos trámites.

 

Esa información la publicó el imparcial (minúsculas deliberadas).

 

Horas más tarde el propio Cerezo Servín negaría la autoría de ese documento, en una respuesta enviada a solicitud expresa del ayuntamiento de Hermosillo, de acuerdo con un boletín difundido más tarde.

 

El asunto se enredó en las redes y hasta la alcaldesa se subió al ring, alegando que la licitación fue transparente y el costo de 144 millones de pesos incluye quedarse con los 30 camiones como propiedad del ayuntamiento. Sostiene también que la empresa Rental Solutions jamás participó en tal licitación, citando a Cerezo Servín cuando éste dice que probablemente alguien esté utilizando su nombre de manera dolosa.

 

Por cierto, el proceso de licitación pasó por el cabildo, y específicamente por la comisión de Hacienda que preside el regidor Armando Moreno Soto, a quien habremos de buscar para que nos dé su versión al respecto.

 

El tema creció, insisto, porque hablar de 144 millones de pesos para el arrendamiento de unidades recolectoras, cuando se ha reiterado hasta la saciedad que el gobierno municipal está en una virtual quiebra técnica, suena como un despropósito, especialmente si se considera que para paliar la crisis, el Ayuntamiento ha solicitado a los hermosillenses la antecitada cuota voluntaria.

 

Seguramente el asunto no parará aquí.

 

De Claudia Pavlovich: Nos llevamos bien desde que coincidimos en el Senado; no hay visos de ruptura entre el PT y el gobierno del estado, pero tampoco afinidad plena, sino relación institucional.

 

De Sara Valle Dessens: se expone a un chanclazo, porque Andrés Manuel López Obrador advirtió de no caer en actos de nepotismo y corrupción. Los fauls ya están marcados y quien no los tome en cuenta se va a llevar un out o un chanclazo.

 

De la coalición con Morena en el Congreso local: compraron espejitos para debilitar al PT. El bloque opositor puede actuar, pero siempre pensando en el bien común.

 

De Guillermo Padrés: No se vale hacer leña del árbol caído. Ya que está doblado todos se lo quieren abrochar. Pero “chingar” no está escrito en la ley y saldrá bajo fianza.

 

También me puedes seguir en Twitter @Chaposoto

 

Visita www.elzancudo.com.mx

 

 


Opiniones sobre ésta nota
Envía tus comentarios