Napoleón en Cananea

Marco Antonio Andrade Aguirre / andrade.aguirre@hotmail.com   2018-12-16
Publicar en:  



andrade.aguirre@hotmail.com

 

Luisa María Alcalde, la novel Secretaria del Trabajo y Previsión Social, tendrá en breve su primera prueba de fuego ante el inminente conflicto sindical que tendrá como actores principales a Napoleón Gomez Urrutia, actual Senador de la república, a Javier Villarreal Gámez, líder de la CTM en Sonora, a Germán Larrea, dueño de Grupo México, y al líder sindical Sergio Tolano, quien representa actualmente una especie de liderazgo moral de los extrabajadores mineros de Cananea.

 

La ruta del conflicto se perfila en dos grandes vertientes, la jurídica y la politica, pero con fuertes implicaciones sociales por los ánimos exacerbados que desde el 2009 se mantienen intactos por el evidente abuso de poder cometido por Grupo México que, después de haber colocando ex profeso a su abogado Fernando Gomez Mont como Secretario de Gobernacion, operaron de mutuo acuerdo con la Secretaria del Trabajo hasta lograr la extinción del contrato colectivo de trabajo con el sindicato minero nacional.

 

Desde entonces los ex sindicalistas y sus familias, junto con una amplia mayoría de la comunidad, se mantienen en una situación económica tan precaria que los obliga a vivir en terapia económica intensiva, cuyos costos y consecuencias sociales continúan siendo graves.

 

De un grupo de 719 trabajadores demandantes de un juicio laboral han fallecido más de 200. La posibilidad de estudios y oportunidades laborales de cientos de estudiantes se esfumaron.

 

Grupo México no contrata a trabajadores originarios de Cananea, ni permite que sus subcontratistas lo hagan. Mediante una politica de contratación selectiva tiene prohibido emplear a ciudadanos del municipio, máxime si tienen parentesco con extrabajadores sindicalizados. Durante años han aplicando medidas excluyentes contra la población en general, sin excepción, o mejor dicho, sin importarles el impacto y las repercusiones económicas negativas en la región.

 

Desde que en 1906 se origino el histórico movimiento de huelga, ningún trabajador había sido excluido, discriminado ni proscrito del derecho al trabajo, a la salud, a la educación de sus hijos, a la seguridad social y a una vida digna como ahora sucede. Ninguna autoridad ni Organismo de Derechos Humanos ha intervenido al respecto, no obstante el creciente número de víctimas sociales originadas por la arbitrariedad y las medidas discriminatorias de dicha empresa.  

 

La cruda realidad es que haber pertenecido al sindicato minero nacional se convirtió en un estigma de marginación social, inducido como estrategia de Grupo México, para recuperar el control total de la mina. La pobreza se incremento y los índices de delincuencia, narcomenudeo, robos, adicciones y delitos de sangre, se expresaron a niveles nunca vistos.      

 

Grupo México contribuyo así, aunque de manera involuntaria, a la descomposición social de un pueblo minero y al deterioro de la calidad de vida de miles de personas y familias, a cuyas nuevas generaciones recientemente convoco, de común acuerdo con líderes importados y personas ajenas a la comunidad, a una marcha “por la estabilidad laboral y el desarrollo social” que ellos mismos le han negado u obstaculizado en los últimos 30 años a Cananea.

La lógica nos indica que se trato de una manifestación por temor al ver a Napoleón moviéndose sigilosamente como un gato en el tejado, pero no solo, sino flanqueado por otros saliendo del reposo, muy fortalecidos. No midieron los alcances de una inminente polarización intersindical, ni de una eventual confrontación social. El viejo apotegma de divide y vencerás, es peligroso.

 

En ese sentido, es indiscutible que Cananea sigue siendo un complejo problema sindical, social y político pendiente de resolver, mismo que en caso de reactivarse, porque no fue resuelto en forma inteligente ni previsora a largo plazo, sino utilizando las peores artes de la politica como la simulación, el engaño, el tráfico de influencias y el abuso del poder para cancelar el contrato colectivo de trabajo, incluyendo el uso sistemático de la fuerza pública para proteger los intereses privados de la empresa en contra del sindicato, tendrá repercusiones en el futuro inmediato.

 

Es indiscutible que Grupo México está sentado en la boca de un volcán. Nadie sabe el momento de la erupción sindical que se avecina. La primera fumarola ya ocurrió el pasado 1 de diciembre. Fue un mensaje premonitorio de lo que puede ocurrir a partir del próximo año. El conflicto puede regresar a su punto de partida inicial del 2007: una huelga de facto por la recuperación del contrato colectivo de trabajo. Con los mismos actores, las mismas demandas y las mismas intransigencias de ambas partes, aunque en condiciones diametralmente opuestas.

 

Las vueltas de la politica son impredecibles, y en algunos casos, verdaderas paradojas.

 

Hace poco Napoleón se ocultaba de la PGR y la Interpol en Canadá. Sergio Tolano vivía en la marginalidad politica y social absoluta, mientras que el ahora Diputado Local Carlos Navarrete vendía bollos por las calles de cananea y después despachaba como funcionario municipal panista.

 

Actualmente uno está en el Senado, el otro se reposicionó como un factor real de poder local y el Charly ocupa una curul como Diputado de MORENA en el Congreso del Estado. Todo cambio.

 

Por su parte, el nuevo Presidente Municipal Eduardo Quiroga gobierna obedeciendo a la gente y no a ningún partido ni a ningún grupo de interés. Es Alcalde Independiente. El único candidato sin partido que gano en todo Sonora una Alcaldía. Derroto al PRI, PAN y MC juntos. Una locura hecha realidad. El sello de la casa, ni modo. Sus lealtades están con la raza, sin duda.

 

Además, la nueva Secretaria del Trabajo del Gobierno Federal, hija de un connotado abogado laboralista que fue defensor del sindicato minero y asesor de Napoleón, es a quien le tocara atender el tema de Cananea. Una joven sensible e impecablemente honesta. Le conozco.

 

En Gobernacion esta una purista del derecho. Defensora a ultranza de los derechos humanos y de la dignidad de las personas. Ajena a la corrupción político-empresarial. Una mujer intransigente a conceder favores negros o actuar en contra de los derechos e intereses de los grupos sociales.

 

En la Presidencia esta un nuevo Partido, y lo más importante, un nuevo hombre como Presidente. López Obrador no permitirá la protección cómplice del Estado Mexicano a favor de Grupo México.  

 

En síntesis, Grupo México ya no tiene a Fox, ni a Calderón, ni a Peña Nieto. Tampoco a Gomez Mont en Gobernacion ni a Javier Lozano o a Navarrete Prida en la Secretaria del Trabajo, ni la complacencia del Gobernador del Estado, ni del Diputado Local ni del Alcalde de Cananea. Tampoco dispone de la incondicionalidad de los Delegados Federales.

Ni en sus peores sueños Germán Larrea tuvo esta pesadilla: perdió a todos sus aliados. Está políticamente huérfano y vulnerable. Nunca pensó encontrarse de nuevo frente a sus más fieles adversarios sindicalistas y sus más leales enemigos políticos.

 

En ese contexto, es probable una nueva disputa por la titularidad del contrato colectivo entre el sindicato minero nacional de Napoleón, Grupo México y la CTM de Javier Villarreal, o en su caso, podrá conformarse una nueva sección sindical con 20 trabajadores activos en busca del mismo objetivo a mediano plazo. Los astros se alinearon a favor de los extrabajadores.

 

Germán Larrea cosechara lo que sembró, sin duda, y Sergio Tolano, también.

 

Salud.


Opiniones sobre ésta nota
Envía tus comentarios