ACUERDAN SECAR LAGUNA Y EVITAR RIESGOS AL ECOSISTEMA

Especial /    2019-01-10
Publicar en:  


Con esta medida se busca controlar y erradicar presencia de peces invasores
Con el objetivo de erradicar la presencia de especies invasoras y depredadoras que recientemente se detectaron en la laguna del Náinari, el Ayuntamiento de Cajeme, a través de la Promotora Inmobiliaria y un grupo de especialistas de los tres niveles de gobierno acordaron secar el espejo de agua para evitar que los peces dañinos proliferen o emigren hacia otros ecosistemas.

Luego de la reunión interdisciplinaria, en la que revisaron las afectaciones que los peces de las especies conocidas como Pangasius y pez Diablo han causado en el resto de los especímenes nativos, donde la desaparición de la Mojarra y la disminución de Lobina, es la muestra más explícita de la invasión y depredación, se tomó el acuerdo para vaciar la laguna y evitar daños de mayor proporción; acciones en las que también participará el Comité de Sanidad Acuícola del Estado de Sonora (Cosaes).

El Director de la Promotora Inmobiliaria de Cajeme, Omar Javier García López señaló que dependiendo del presupuesto, que se estima cercano a los dos millones de pesos, el secado de la laguna podría iniciar en febrero, pero antes tendrían que capturar las especies nativas para conservarlas como reproductoras en un Centro Piscícola y regresarlas de nuevo a su lugar de origen.

"Una vez secada la laguna, se procederá a rellenar los taludes para taponear los nidos del pez Diablo, remover la tierra hasta un metro de profundidad para evitar la subsistencia de huevecillos de esta especie y rehabilitar los sistemas de oxigenación para mejorar la calidad del agua", indicó el funcionario municipal.

Agregó que, a través del Distrito de Riego y la Conagua, se gestionará para disminuir el costo que represente el inyectar de nuevo agua para la, entonces saneada, laguna.

Marco Linné Arzueta Bustamante, Director General del Instituto de Acuacultura de Sonora, aclaró que ninguna de los dos especies representa riesgo para el ser humano, sino que se trata de una alerta estrictamente ambiental, pues al ser invasoras desplazan a otras especies más apreciadas en la región.
"El Pangasius es originario de Vietnam, mientras que el pez Diablo proviene del amazonas y fueron traídos al país por la acuarofilia, es decir para ser exhibidos en acuarios o en peceras domésticas", indicó Arzueta Bustamante.

Presentes, Luis Humberto Álvarez Valencia, Catedrático del ITSON; Enrique Aboyte, representante de los pescadores de la presa del Oviachic; Daniel Duarte Aguilera, Director de Desarrollo Rural; José Antonio Baena, Coordinador de Pesca y acuacultura de Cajeme; Jorge Antonio Sánchez, Subdirector de Pesca y Acuacultura; Alba Rocío Ochoa Meza, Catedrática del ITVY; Héctor González Moreno, Jurídico de la Promotora Inmobiliaria y José Cibrián Osuna, Gerente del Club de Pesca el Anzuelo.

Opiniones sobre ésta nota
Envía tus comentarios