El cronista Rodolfo Rascón Valencia presentó su libro El habla sonorense en el Siglo XXI, en el marco del Festival Kino 22  

Yo sentía que te traiba muy dentro del alma  

Especial /    2019-05-19
Publicar en:  

 


 

 

Magdalena de Kino, Sonora 19 de mayo 2019.-  Rodolfo Rascón Valencia prueba las palabras, las saborea, le gusta su ritmo, sobre todo el sonidito que tienen, que les damos cuando sale a flor de piel la frase matadora, el refrán sonorense, las palabras que así se dicen aquí, en Sonora.

 

Durante la presentación de su reciente libro titulado “El habla sonorense en el Siglo XXI”, el cronista compartió sus inquietudes sobre el lenguaje, su origen y musicalidad, “nos gusta expresarnos mal, plácidamente, agusto, con sabrosura” lo dice indiferente a las reglas gramaticales 

 

Frente a una docena de niñas y niños, maestras y público en general, el autor originario de Nácori Chico, no negó sus ganas de estar sentado frente a los papás, abuelos y bisabuelos de los buquis, “para discutir y alegar” sobre el lenguaje de Sonora, su tierra a la que tanto ama y por lo cual le han acusado de ser muy regionalista.

 

“Siempre he hablado como escribo, por eso cuando leí el libro de Horacio Sobarzo (Vocabulario sonorense) y vi que había incluido vocablos que jamás había oído en mi vida, me puse a preguntar porque yo he recorrido mil dos veces el estado, a Magdalena he llegado por todos los caminos, me he pasado la vida recorriendo Sonora…”

 

¿De dónde habían salido los verbos atrojar, ademanear, arrellenar, pesogar? “Hermosillo fue mi centro de operaciones, fui con la gente, nadie las conocía, pesorgar que significa sujetar el cuello con la soga, nosotros le decimos apergollar del pescuezo”.

 

Para Rascón Valencia esta frase plasmada en una canción, es correcta: Sentía que te traiba muy dentro del alma, “se oye espantoso decir: Sentía que te traía muy dentro del alma o solo Te traía muy dentro del alma”… los ejemplos le sobran: ya te lo haiga es mejor a pobre de ti, haiga sido como haiga sido, cair, no caer, lo caido caido…

 

El investigador y cronista musical, sacó a colación otras características del lenguaje sonorense como terminar frases en un tono de pregunta o la aplicación del no en forma positiva: “Dice mi mamá que si no le presta diez pesos”.

 

Tonatiuh Castro Silva, investigador de Culturas Populares, destacó que este libro es un aporte de gran valor que ofrece ejemplos del lenguaje con diversos orígenes: léxico español ordinario, arcaísmos, regional mexicano, regional sonorense, préstamo lingüístico de entornos originarios o indígenas y préstamos lingüísticos del exterior.

 

De la palabra Abarrotar, del léxico español ordinario, nos llevó a algunos arcaísmos: cantón, malcriado, burrada; luego a palabras regionales mexicanas como juilón, liacho, molcas, machín; a frases regionales sonorenses como alborotar la bitachera, ándale pues, añil, enque; luego a préstamos lingüísticos como apapuchi y saruqui; boruca, coyota, lonchi.

 

Rodolfo Rascón Valencia está convencido y a las pruebas se remite: Sonora tiene los vocablos más hermosos. Puede comprobarlo adquiriendo su libro con el autor. Llámele al teléfono 634 3471717. ¡Añil!


Opiniones sobre ésta nota
Envía tus comentarios