¿Y el seguro por pago de predial?

María Auxiliadora Enríquez, quien perdió su casa y a su esposo en la explosión del 12 de septiembre, recorre su nueva vivienda acompañada de la gobernadora Claudia Pavlovich.

Arturo Soto Munguia /    2019-12-05
Publicar en:  

Apenas ayer comentábamos sobre la tragedia que significa perderlo todo, ya sea en medio de un desastre natural, como es el caso de cientos de familias en la zona serrana, o de un accidente, como fue el caso de las tres familias que en Hermosillo vieron destruidas sus casas con la explosión de gas del pasado 12 de septiembre en la colonia Los Jardines.

 

Durante la administración de Ernesto “El Borrego” Gándara (2006-2009), el hoy subsecretario de Ingresos del gobierno del Estado, Luis Iribe Murrieta diseñó un programa para asegurar las viviendas con sólo estar al corriente en el pago del impuesto predial.

 

El programa fue un éxito no sólo porque con él se cubrieron desgracias imprevistas como los daños en una docena de viviendas aledañas a una pizzería que estalló por una fuga de gas. Fue exitoso también porque con esos estímulos se logró incrementar notablemente los ingresos al municipio por el pago de prediales, una asignatura que hasta la fecha sigue siendo aspiracional, en tanto que poco más de la mitad de los contribuyentes no cumplen con el pago de ese impuesto.

 

Por alguna razón que aún no ha sido explicada del todo, en la administración de Maloro Acosta se eliminó ese programa y no sólo ha bajado la recaudación, sino que los contribuyentes quedaron desprotegidos frente a eventualidades como la de Los Jardines.

 

El tema viene a colación porque ninguna de las tres viviendas destruidas en esa colonia contaba con aseguranza, lo que les habría permitido reconstruir sus viviendas por esa vía, y si las autoridades gubernamentales no hubieran actuado rápido, además de estar llorando a sus seres queridos fallecidos en la tragedia, también estarían en la calle.

 

En una acción coordinada entre la Sedesson y la Comisión de Vivienda, cuyos titulares Manuel Puebla y Ely Sallard acordaron una respuesta, a las tres familias se les rentó casa mientras con ayuda del Ayuntamiento se limpiaban los solares y se preparaba el terreno para edificar allí tres nuevas viviendas de dos recámaras, sala comedor, cocina, baño y semiequipadas gracias a la colaboración del voluntariado de la Secretaría de Gobierno.

 

Ayer fueron entregadas por la gobernadora Claudia Pavlovich y la verdad fue conmovedor ver a las familias damnificadas, especialmente a la señora María Auxiliadora Enríquez dueña de la vivienda donde se registró la explosión en la que falleció su esposo.

 

Bien por la rápida respuesta institucional que se tuvo en esta emergencia, que inevitablemente revive el tema de los seguros por pago de prediales y urge a reincorporarlo a las políticas públicas del Ayuntamiento, porque nadie estamos exentos de una desgracia similar.

 

Hace algunas semanas el tema ocupó algunos espacios en los medios, aunque se diluyó frente a una propuesta de la alcaldesa para reglamentar un ejercicio similar, pero para el pago de daños en vehículos cuyos propietarios elevaron sus protestas al multiplicarse los casos de autos dañados al caer en baches.

 

También fue presentada una propuesta de aseguranza a viviendas por parte de diputados del PAN, pero la propuesta más seria y extendida es la del propio Luis Iribe, quien se encuentra trabajando con el Instituto para el Desarrollo Técnico de las Haciendas Públicas del Gobierno Federal (Indetec), para operar un programa de seguros que abarque a todos los municipios del estado.

 

La propuesta puede complicarse porque implica que la atribución de cobrar prediales pase a ser del gobierno del estado, lo que dejaría a los ayuntamientos sin la administración de su principal fuente de ingresos propios.

 

Aun así, el primer alcalde que ya firmó a favor de esta propuesta fue el de Cananea, Eduardo Quiroga Jiménez, quien llegó a la alcaldía por la vía independiente. También se encuentran avanzadas las negociaciones con los presidentes municipales de Puerto Peñasco y de Nogales, uno del PAN, el otro de Morena.

 

La propuesta parte de la firma de un convenio entre estado y municipios, para que sea el primero quien cobre el impuesto predial y de allí provendrían los fondos para acceder al seguro gratuito a contribuyentes cumplidos.

 

Cuando operó este programa en Hermosillo, el seguro cubría daños por incendio, rayo y/o explosión y la suma asegurada la determinaba el calor catastral del inmueble, con un mínimo de 10 mil pesos y un máximo de un millón 250 mil pesos.

 

Por robo con violencia, asalto o intento del mismo, el seguro cubría el valor de los daños materiales con motivo del robo (o intento) con una suma equivalente a 50 veces el valor del predial pagado, hasta por 50 mil pesos.

 

Si los daños fueran por inundación por lluvia, el seguro cubría los bienes dañados con un monto igual al del caso anterior.

 

Si los daños fueran por responsabilidad civil, el seguro cubría un monto límite de cien mil pesos.

 

Veremos cómo evoluciona este tema.

 

II

 

Un par de temas abordamos con la gobernadora en la pasada gira por Ures y Rayón, fuera de la agenda de atención a damnificados por las lluvias.

 

El primero de ellos fue la propuesta de importantes personajes del mundo empresarial en el estado, para incorporar a la Ley de Ingresos un impuesto sobre nómina a las empresas que tengan más de 50 empleados, para crear un fondo, administrado por un fideicomiso de los propios empresarios –no por el gobierno-, que destinaría esos recursos (unos 600 millones de pesos anuales) a fortalecer las políticas de seguridad pública.

 

De entrada, nos dijo que la propuesta surgió de los propios empresarios, uno de ellos el principal empleador en Sonora, y no de las esferas gubernamentales. También precisó que las empresas con más de 50 empleados constituyen apenas el 20 por ciento del total en el estado, por lo que el 80 por ciento restantes estarían exentos del pago de ese impuesto.

 

La propuesta en todo caso tendría que incorporarse como un agregado a la Ley de Ingresos el próximo año.

 

El otro tema fue el de la iniciativa para que se incorpore el Servicio Profesional de Carrera en el Supremo Tribunal de Justicia, un asunto que ha levantado polémica en los últimos días, al tergiversarse el sentido de dicha iniciativa suponiendo que la propuesta implica que las magistraturas en el Poder Judicial sean vitalicias.

 

El espíritu de la propuesta, sostuvo la gobernadora, es erradicar una vieja práctica según la cual el gobernador en turno ponía y quitaba a los magistrados al amparo de sus afinidades políticas, y por otro lado, profesionalizar el ejercicio de la impartición de justicia.

 

El tema ya está dando mucho de qué hablar y en los próximos días estaremos asistiendo a un fuerte debate sobre el mismo.

 

También me puedes seguir en Twitter @Chaposoto

 

Visita www.elzancudo.com.mx

Opiniones sobre ésta nota
Envía tus comentarios