Sube de tono el debate por el presupuesto Sonora 2020

Arturo Soto Munguia /    2019-12-10
Publicar en:  

Interesante desplegado el que hicieron circular ayer los integrantes del llamado Consejo Ciudadano Asesor, un colectivo  fundado en el marco del proceso electoral pasado con el objetivo explícito de apoyar las candidaturas de la coalición que encabezó Morena en Sonora, según su propia definición.

 

Siendo como es, una agrupación de apoyo a los partidos políticos coaligados y a sus candidatos hoy en cargos públicos, es natural que sus posturas partan de los lineamientos y postulados de la 4T, concretamente en el caso del paquete económico 2020 en Sonora, del que proponen un replanteamiento.

 

En el documento, sin embargo, no se muestran muy convencidos de que ese objetivo se pueda alcanzar, toda vez que aceptan el derrumbe de sus expectativas iniciales.

 

“La correlación política predominante en el Congreso sonorense es indescifrable. Morena parecía convertirse al inicio en el centro de gravedad de ese importante espacio del poder estatal, no obstante eso ha cambiado radicalmente a consecuencia de las frecuentes intrigas y yerros que han exhibido los legisladores adscritos a la 4T”, exponen.

 

Integrado en su mayoría por académicos e investigadores de instituciones de educación superior, el citado comité pretende tirar línea a los diputados de la coalición para que voten a favor de una propuesta alternativa de presupuesto, que básicamente incluya criterios de austeridad, reasignación de montos y partidas y no más deuda ni nuevos impuestos.

 

Cosa rara esa en la que primero acusan explícitamente a sus diputados de intrigosos e ineptos y luego les pidan votar a favor de lo que ellos plantean.

 

Llama la atención también que durante la discusión del presupuesto federal no hayan emitido posicionamiento alguno solicitando a sus diputados federales redireccionar recursos que se irán fundamentalmente a los proyectos estratégicos y programas de bienestar orientados a la consolidación de clientelas electorales, aunque los municipios -incluso los gobernados por la coalición-, se quedarán chiflando en la loma, y eso trae bastante nerviosos y preocupados a alcaldes y alcaldesas que van a tener un 2020 de gatos negros, sin dinero para invertir en obra pública, señaladamente en rehabilitación de pavimentos ni seguridad pública, que son las dos demandas más sentidas de los ciudadanos.

 

Nada más este año en Hermosillo se destinaron alrededor de 800 millones de pesos para esos programas sociales que ayudan a mantener muy altos los bonos del presidente López Obrador, pero hay reservas de que suceda lo mismo con la alcaldesa Célida López, y lo mismo pasa en otros municipios importantes como Cajeme, Guaymas, Empalme, Navojoa, Nogales, por citar algunos.

 

Los propios diputados locales han manifestado, en corto, su preocupación pues en sus distritos también les piden cuentas sobre lo prometido en campaña y con pura saliva no resuelven nada. Considérese que varios de esos legisladores están pensando en la reelección o en la búsqueda de otro cargo en 2021 y para ello necesitan resultados.

 

Ciertamente que las funciones principales de los diputados son legislar, fiscalizar y revisar el presupuesto, no la de resolver temas de obra pública y gestión social, pero los usos y costumbres de la etnia legislativa han provocado que la gente así lo asuma, y es hora de que la 4T no ha podido cambiar esa inercia.

 

Hay, a no dudarlo, un ala dura entre los diputados de la coalición que votarán a pie juntillas por la instrucción girada desde la dirigencia de Morena y sus asesores ciudadanos, pero no sería la primera vez que no les alcance ni siquiera para completar la mayoría simple requerida para aprobar su propuesta alternativa.

 

Por estos días se está intensificando el cabildeo del secretario de Hacienda, Raúl Navarro Gallegos con diputados de todas las fracciones parlamentarias y en esas negociaciones es donde se definen los votos.

 

Ayer le pregunté a la gobernadora sobre los avances en este proceso, y me dijo que confía plenamente en su secretario a quien definió como “un viejo lobo de mar”; además expresó que hay voluntad para reasignar partidas y montos, pero esto debe hacerse con criterios muy claros y privilegiando obras prioritarias entre las que mencionó el hospital de especialidades en Hermosillo y el puente Douglas en Guaymas, o las obras de pavimentación en varios municipios cuyas vialidades se encuentran destrozadas.

 

Voluntad hay, lo que no hay es una cobija que alcance para todos y si se jala de una parte se descobija otra.

 

La decisión, ciertamente, está ya en la cancha del Poder Legislativo. Va a resultar muy interesante el sentido de los votos de cada diputado, pues las diferentes fracciones ya han perfilado sus posturas respecto al paquete económico 2020.

 

Que el asunto se circunscribe a un asunto meramente político-electoral queda claro si se considera que los asesores ciudadanos de la coalición no tocan ni con el pétalo de una línea en el desplegado al gobierno federal, ni siquiera a sus alcaldes y el desastre que traen en Cajeme con la seguridad; en Hermosillo con la infraestructura urbana; en Guaymas y Navojoa con la corrupción y el nepotismo, por citar los más conflictivos.

 

II

 

Rendidora la gira que realizó ayer la gobernadora por municipios de la sierra baja sonorense, donde continuó la entrega de becas, apoyos para proyectos productivos, equipo y material deportivo, así como lo necesario para paliar la emergencia por los daños que dejaron las recientes lluvias.

 

Emotiva también, porque la mandataria aprovecha estos encuentros con ciudadanos de todo el estado para refrendar afectos y llevar un mensaje de solidaridad humana y paz social, muy acorde con las fechas decembrinas.

 

La gira cubrió los municipios de San Pedro de la Cueva, Mazatán y Villa Pesqueira, donde las alcaldesas y el alcalde organizaron sendos actos para que las cosas salieran muy bien.

 

Notable, la cálida recepción que en cada uno de esos pueblos brindaron a la comitiva y no es para menos, porque siempre será agradecible los apoyos que llevaron, especialmente en lo que respecta a becas para estudiantes de excelencia en primarias y secundarias, así como el equipamiento para dar vida a pequeñas empresas que representan una buena oportunidad para obtener ingresos familiares a base de trabajo.

 

No es gratuito que cierre el año a tambor batiente. La casa encuestadora Massive Caller dio a conocer su más reciente encuesta sobre el índice de confianza que los mexicanos tienen en sus gobernadores y Claudia Pavlovich apareció en el primer lugar.

 

La pregunta concreta fue: “si el gobernador de su estado fuera su vecino y usted tuviera que ausentarse por varios días, ¿le confiaría las llaves de su casa?”.

 

Los mandatarios que aparecieron con el puntaje más alto en la lista encabezada por la gobernadora de Sonora son el de Yucatán, el de Baja California Sur, el de Durango y el de Sinaloa. En los últimos lugares aparecen Baja California y Michoacán.

 

Por otro lado, en una pregunta sobre percepción ciudadana de inseguridad, Sonora ocupa el lugar número 20; en el índice de confianza de los gobernadores, rubro que encabeza Pavlovich Arellano, el peor evaluado fue el de Morelos, Cuauhtémoc Blanco.

 

También me puedes seguir en Twitter @Chaposoto

 

Visita www.elzancudo.com.mx

 

 

Opiniones sobre ésta nota
Envía tus comentarios