Los dolores de María

Arturo Soto Munguia /    2019-12-11
Publicar en:  

María Dolores del Río Sánchez tuvo su primer cargo relevante en el servicio público con Jorge Valencia Juillerat en 1997, cuando se abrió una racha de tres triunfos consecutivos del PAN en Hermosillo.

 

Fue directora de Comunicación Social en ese Ayuntamiento, cuando en la capital del estado las únicas dos fuerzas con posibilidades reales de ganar la alcaldía eran el PRI y el PAN. La izquierda ocupaba un espacio marginal y ese año el candidato del PRD, el ex panista Héctor “El Güero” Castro obtuvo poco más de 16 mil votos.

 

En el año 2000 fue diputada local y en 2003 ganó la alcaldía de Hermosillo, disputándosela nada menos que a Javier Gándara Magaña, a quien dejó con la carabina al hombro en una convención municipal donde lo superó con apenas un centenar de votos. Buena parte de esos votos provinieron de panistas doctrinarios entre los que supo posicionar la idea de que Gándara Magaña seguía siendo priista.

 

Javier había sido candidato del PRI a la alcaldía en el 2000. Derrotado por Francisco Búrquez y la Ola Fox, el empresario harinero y automotriz renunció a la regiduría que le correspondía, quizás por considerarla muy poca cosa. No imaginaba que un par de años después, ese cargo le hubiera abierto las puertas para la candidatura al gobierno del estado por el tricolor.

 

Porque la 18 Asamblea Nacional del PRI celebrada en 2001, tras perder por primera vez la presidencia de la República estableció entre otros, candados para los aspirantes a candidatos a gobernador. Uno de esos candados fue que dichos aspirantes hubieran ocupado un cargo de elección popular.

 

Ahí se le esfumó a Javier Gándara la posibilidad de ser candidato del PRI a gobernador, y decidió pasarse a las filas del PAN, donde buscó la candidatura a la alcaldía, perdiendo ante Dolores del Río.

 

Sirva lo anterior para ilustrar que la hoy diputada local por Movimiento Ciudadano no es una improvisada ni es ajena a los conflictos, a veces virulentos entre grupos de interés dentro de los partidos.

 

Así como ha ganado, también ha perdido. Dolores no supo o no pudo manejar su propia sucesión en 2006. Los grupos de presión en el PAN le echaron abajo la candidatura de su “gallo” Rodolfo Hurtado, quien se desempeñó como su tesorero en el ayuntamiento que presidía.

 

Manuel Espino, Héctor Larios, Gustavo de Unanue Galla y otros, se cuentan entre quienes operaron para cancelar la convención municipal del PAN, dejándolo fuera e imponiendo a Edmundo Briseño, que pasó a la efímera fama por una campaña en la que lo más novedoso era quedarse a dormir en las colonias populares. De allí le apodaron “Dormimundo”.

 

A media campaña el Trife le revocó la candidatura, devolviéndosela a Flores Hurtado, pero ya era demasiado tarde. Ernesto Gándara les pasó por encima.

 

En 2009 buscó la candidatura del PAN al gobierno del estado, pero chocó con esa fuerza emergente que venía creciendo en apoyo a Guillermo Padrés. Un grupo despiadado que hizo trizas sus aspiraciones y la ex alcaldesa tuvo que buscar apoyos nacionales para refugiarse en una diputación federal.

 

Pero los padrecistas jamás la habrían dejado crecer en el partido que controlaron absolutamente de 2009 a 2015. En 2014 renuncia al PAN y comienza a trabajar para Movimiento Ciudadano, partido por el cual fue candidata a la alcaldía en 2015, y como coordinadora estatal de MC ha propiciado que ese partido sea acaso el que registra mayor crecimiento en los últimos años, después de Morena y su 2018.

 

Hoy es diputada local y busca ser candidata a la gubernatura, pero en el camino se le acaba de atravesar Ricardo Bours Castelo, quien levantó la mano y fue muy bien recibido por el dirigente nacional Dante Delgado Rannauro.

 

Cuando todo parecía despejado para que María Dolores del Río se hiciera con la candidatura de MC, el empresario cajemense ensombrece su camino al desistir de su intento por buscar la candidatura independiente y anunciar su afiliación a MC y su intención de ser postulado por ese partido.

 

La ex alcaldesa, sin embargo, no está manca y ha planteado que si la quiere que la gane en una interna, donde ella tendría ventaja pues es quien ha trabajado más la poca o mucha estructura que tiene ese partido.

 

Por otro lado, Ricardo Bours ha dejado claro que sí va por la candidatura de MC, lo que ha puesto nerviosos, más que a los morenistas, a los priistas que ven en esa lanzada un nuevo carril para la fragmentación del voto opositor que en estos momentos, ni juntando a todas las fuerzas existentes en ese espectro, se le acercan a Morena, con quien postule.

 

Por cierto, Ricardo sigue haciendo política, acercándose a diversos liderazgos de todo tipo, pero especialmente del PRI. En Hermosillo, por ejemplo, comienzan a ser cada vez más frecuentes las imágenes en las que aparece departiendo con gente de la estructura que en tierra manejó el ex alcalde Maloro Acosta.

 

En fin, la guerra apenas comienza.

 

II

 

Y a propósito de fragmentaciones desde Etchojoa nos llegan reportes del movimiento que trae el señor Imer Campos Torres que ya levantó la mano para presidir el partido en ese municipio. Pero Imer trae un nutrido expediente de traiciones.

 

En 2009 no estuvo de acuerdo con la postulación de José “Pepe” Almada a la alcaldía y se pasó a las filas perredistas trabajando para Joel González, que a la postre resultó ganador.

 

En 2012 trabajó para el candidato del PAN, Carlos Rochín, quien derrotó a la candidata priista Camila Valencia.

 

Hoy busca ser dirigente municipal, pero los tricolores etchojoenses tienen memoria y por ello acudirán a la sede estatal para entrevistarse con el Pato de Lucas, exigiéndole que no permita el arribo de quien consideran un traidor.

 

Como estos casos, hay otros diseminados por todo el estado, con los que tendrá que lidiar el PRI en los próximos meses.

 

III

 

Y en temas más amables, estuvo a reventar la Arena Sonora con miles de niños y jóvenes que acudieron a recoger su beca al talento, de las que se repartieron más de 53 mil en todo el estado; más de 4 mil 200 en la ciudad de Hermosillo y otras tantas en sus áreas rurales.

 

Un ambiente de fiesta por todo lo alto el que se vivió ayer en la casa de los Rayos de Hermosillo, donde la gobernadora dirigió un mensaje en el que reiteró el compromiso de su gobierno con la educación de las niñas y los niños, porque en ella reside la diferencia entre lo que podrán ser en su vida adulta.

 

Relevante el papel que ha jugado en este programa la directora del Instituto de Becas y Crédito Educativo, Yazmina Anaya que todo el año, pero especialmente en las últimas semanas ha cerrado fuerte recorriendo buena parte del estado, acompañando a la gobernadora en la entrega de estos apoyos educativos.

 

Si no fuera porque aún están muy lejos los tiempos electorales, cualquiera diría que en la recta final de este año la gobernadora ha mostrado un especial interés en proyectar algunas figuras de su gabinete, como la propia Yazmina Anaya, la comisionada de Vivienda Ely Sallard, el secretario de Desarrollo Social, Manuel Puebla; la directora del DIF, Karina Zárate y al secretario de Educación José Víctor Guerrero.

 

Pero como los tiempos electorales están lejos, pues eso sólo queda para los malpensados y adelantado. ¿Verdad?

 

IV

 

Por cierto, la tuitera lectora, el feisbiquero lector, los instagrameros internautas se habrán dado cuenta que en otro frente, alguien se encuentra desplegando un intenso trabajo de difusión de su trabajo como diputada federal.

 

Se trata de Lorenia Valles Sampedro, legisladora por Morena y una de las que con mayor destreza maneja sus redes sociales, pero además no ha dejado de recorrer no sólo su distrito en Hermosillo, sino que se le ha visto desde Navojoa hasta Nogales desplegando su activismo.

 

Algunos suponen que Lorenia está construyendo su candidatura a la alcaldía de Hermosillo, pero déjenme decirles que la diputada trae la mira más alta, y se encuentra motivada pues en una reciente encuesta, aparece ya entre quienes ocupan las más recurrentes menciones para la candidatura a la gubernatura.

 

¿Les parece desproporcionado? No lo es, y en posteriores despachos trataré de explicar por qué.

 

También me puedes seguir en Twitter @Chaposoto

 

Visita www.elzancudo.com.mx

 

Opiniones sobre ésta nota
Envía tus comentarios