Los enigmas de la elección 2021

Arturo Soto Munguia /    2021-01-21
Publicar en:  

Hay un consenso en que la elección de junio próximo será atípica por muchas razones, no sólo por la pandemia, aunque en muchos sentidos, sí por ella.

El comportamiento electoral de los sonorenses es peculiar. Durante toda una época privó un bipartidismo en el que el gran pastel del electorado se lo disputaban sólo el PRI y el PAN. Otras ofertas políticas tenían que conformarse con una participación meramente testimonial y conformarse con algunas curules asignadas por la vía de la representación proporcional. Las pluris, pues.

En 1994, pero sobre todo en 1997 la votación se terció. El PRD conquistó municipios muy importantes sobre todo en el sur del estado, como Cajeme, Navojoa, Guaymas, Empalme, Etchojoa, Huatabampo, entre otros. La leyenda urbana cuenta que en realidad se trató de un inconfesable pacto entre el gobernador saliente, Manlio Fabio Beltrones y la izquierda electoral aglutinada entonces en el Sol Azteca. 

El objetivo: frenar el ascenso de la derecha panista representada por el PAN, que si bien hubo de posponer sus expectativas de gobernar Sonora llevando como candidato al empresario Jesús Salgado Bojórquez, después de esa elección no dejó de crecer. En la siguiente, en 2003, Ramón Corral estuvo a menos de dos puntos porcentuales de ganarle a Eduardo Bours. El conflicto poselectoral se fue a tribunales y se decidió a favor del cajemense.

Para 2009 el PRI no aguantó más y luego de un conflicto interno por la definición de la candidatura, que Eduardo Bours inclinó a favor de Alfonso Elías Serrano con una elección interna en la que se comprometió a no meter las manos, pero que en realidad las metió hasta los hombros, ganó el candidato del PAN, Guillermo Padrés Elías.

La alternancia hizo renacer las expectativas, pero la historia ya la conocemos. Fueron los peores seis años que se recuerden. La sublimación de la corrupción como política pública; el agandalle como la vía más rápida para el enriquecimiento explicable de sus principales funcionarios y del mismo gobernador; la siembra del odio y la confrontación que a la postre derivó en una cosecha inevitable. Al PAN sólo le alcanzó para seis años.

Con todo el control del aparato estatal, el PAN no pudo retener la gubernatura y el PRI la recuperó con Claudia Pavlovich. La izquierda, aunque ya marcaba presencia, estuvo lejos de meterse realmente a la disputa.

Pero de 2015 a 2018 algo pasó. Apareció Morena y con ello, apareció también el clímax de la difuminación de las fronteras ideológico-políticas. El PRD se fugó prácticamente en masa a la convocatoria de Andrés Manuel López Obrador y el PAN (que en 2015 fue aliado con el PRD) sufrió una de sus peores diásporas, también rumbo a Morena.

Esos pactos, alianzas, inclusiones o como quiera llamárseles fue un éxito. Morena arrasó en las elecciones, el PRI se desdibujó como nunca antes; el PAN se quedó en el puro cascajo y el PRD mantuvo el registro por la votación nacional, pero en Sonora se quedó sin prerrogativas.

Y en los últimos dos años hemos asistido a un espectáculo de saltimbanquis nunca antes visto: Ricardo Bours renuncia al PRI y se va a MC; la dirigencia formal de MC se pasa a Morena, y eso provoca que otros ‘emecistas’ que habían renunciado a esas siglas por diferencias con sus dirigentes formales regresen a MC; una comalada de panistas se van a Morena, pero otros más firman su alianza con el PRI y el PRD; los perredistas que quedan se suman a la alianza con el PRI y el PAN; morenistas reniegan de esas siglas y se lanzan como independientes o se suman a otros partidos (spoiler: en unos días más conoceremos la historia de morenistas que se suman a la alianza Va por Sonora).

En resumen: el desmadre está en las cúpulas, en ese dos por ciento de la lista nominal de electores. 

Pero los grandes enigmas están en otro lado. Precisamente en ese otro 98 por ciento de los votantes que ya han visto cómo gobiernan cada una de las opciones políticas y que no están nada contentos con ello.

Si en 2018 apenas salió a votar el 50% del padrón, ¿qué porcentaje saldrá a votar en 2021 con la pandemia encima?

¿Qué tan aceitadas tienen los partidos políticos su maquinaria para enfrentar el ‘Día D’?

Pongo un ejemplo práctico: en 2015, Morena tuvo en Hermosillo 5 mil votos. Tres años después tuvo más de cien mil. 

¿De dónde llegaron esos votos si no es de quienes votaban por el PRI o por el PAN? Pues de allí mismo.

¿Cuánto desencanto hay ahora entre esos votantes? ¿Cuánta falta de expectativas a partir de lo que ha pasado en estos dos años?

Sin duda será de primordial importancia la estructura de los partidos trabajando ‘en tierra’, y eso es importante, porque una buena parte de la cauda de votos dependerá de la movilización durante la jornada electoral.

Y en ese sentido no es ocioso preguntar qué partidos tienen mejor aceitada esa maquinaria.

Testimonios hay, muchos, desde el barrio y la cuadra hasta la elite del poder, para pensar que ese voto incondicional, masivo, irreflexivo o esperanzador no se volverá a presentar. 

Frente a eso, son muchos los enigmas que surgen rumbo a la sucesión 2021 en Sonora.

Qué putos nervios.

II

El doble impacto de la pandemia -en la salud y en la economía-, puso a prueba a los gobiernos, en sus tres niveles y en el territorio que comprenden.

Ante un enemigo desconocido como el coronavirus, en todo el mundo se tuvo que echar mano de la creatividad, a veces de la improvisación y no pocas veces parecía que se estaban dando palos de ciego, en modo prueba y error.

A casi un año de haberse presentado el primer caso en Sonora el saldo es trágico, pero comparativamente, nuestro estado resultó de los menos afectados de acuerdo con un estudio del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO).

El secretario de Economía, Jorge Vidal Ahumada dio a conocer este estudio, citando que hasta el tercer trimestre de 2020 se presentó una recuperación económica del 101% y eso gracias a la instalación de nuevas empresas

Vidal Ahumada destacó que el trabajo del Gobierno del Estado, a través de la Secretaría de Economía se ha apoyado en el sector empresarial para estos resultados, toda vez que los inversionistas han confiado en las facilidades que otorga la presente administración, encabezada por la gobernadora Pavlovich, para que se establezcan en el estado, aprovechando también la capacidad de la mano laboral con la que cuenta la entidad.

También me puedes seguir en Twitter @Chaposoto

Visita www.elzancudo.com.mx 

Opiniones sobre ésta nota
Envía tus comentarios