Rastrillando

¿Salud o política?

Especial /    2021-02-21
Publicar en:  

¿Por qué acabar, desaparecer a un sistema de vacunación que tenía el control epidemiológico en México?
Repito lo que no hace mucho escribí: México es ejemplo mundial a partir de 1992 e incluso, es el que hoy se aplica a nivel mundial el sistema mexicano de vacunación.
Hoy, a un año de declararse mundialmente la epidemia Covid-19, han muerto miles de personas y, miles están infectadas y, millones estamos a la deriva de un barco infectado y sin control.
“La plataforma Covidvax.live afirmó que al ritmo de vacunación actual que lleva México, podrá inmunizar al 70 % de su población para el 10 de febrero de 2199…Una plataforma que lleva el número de vacunados contra el COVID-19 a nivel mundial, apuntó que al ritmo de vacunación que lleva México tardará 178 años en inmunizar al 70 por ciento de su población”.
Cierto o falso, no sabemos; lo que sí conocemos, es que en cada familia mexicana existe –cuando menos- un infectado de Cobid-19.
Hoy en día, todos “somos expertos” en el tema; la información fluye de manera exponencial y, cada quien le da la interpretación de acuerdo a su círculo social; pero, lo preocupante es que los responsables -porque esa es su obligación-, desde un principio han politizado un asunto de seguridad nacional y de salud. Los resultados están a la vista de todos.
Durante un año ya, el señor López, el presidente, ha incurrido en una irresponsabilidad al no promover el uso del cubre boca entre otras cosas; nombra a un supuesto –digo supuesto por que los resultados a un año de distancia han crecido tanto social como médicamente- experto en “infectología” y; nombra a un político a “negociar” la compra de las vacunas necesarias. Los tres responsables de la salud han mentido diariamente.
Si el sistema nacional de vacunación que durante 50 años controlo las epidemias en México, no necesito a lo que han dado en llamar  “servidores de la nación”; eran, los servicios médicos –doctores y enfermeras básicamente-, las instituciones establecidas y, la información que hacían llegar desde esas instituciones. Y lo más importante: la gente, independientemente de su situación económica, edad, “clase social” y, preferencialmente la niñez; todos tenían derecho a la vacunación; todos participaban sin salir a diario en los medios de comunicación.
Hoy –día lunes 15 de febrero del 2021-, se supone inicia la vacunación “masiva” contra el Covid-19-; serán primero las áreas rurales (donde existe la menor cantidad de personas de todas las edades y sexo), donde los “focos” de infección es mínimo o no existe. Y, solo serán los “viejos” del pueblo los vacunados en su primera dosis ¿Cuándo será la segunda, no sabemos?
Dicen que el señor López, el presidente, estuvo enfermo de Cobid-19; es un privilegiado, pues dicen los médicos que están atendiendo a la población infectada que, si un paciente “libra” la enfermedad  del Covid-19, deja secuelas que duran mucho tiempo para que el paciente se recupere. Lo dicen los médicos y enfermeras que durante un año han luchado contra esta epidemia.
Pero bueno. Los políticos son “extraterrestres”, son inmunes a cualquier enfermedad terrenal; y, además, son muy buenos para mentir, son perversos y cínicos.
II
Sonora está a pocos meses de cambiar de gobernadora y, al parecer será un varón quien sustituya a Claudia Artemisa quien, dicho sea de paso, hizo un buen gobierno a pesar de las circunstancias políticas que han existido desde hace una década más o menos. 
El punto es que, uno escucha a los pretensos y, la verdad, la neta, que los más “centrados” en sus discursos son “El Borrego” y el Ricardo, ambos conocen el Estado, su idiosincrasia (esa que no toman en cuenta desde el “centro”) y su desarrollo en los últimos 40 años; el Doctor hace su luchita por quedar bien a donde acude, por ejemplo, recién habló con los ganaderos y agricultores de la Sierra, y aseguro que en Sonora hay mucha agua, pero está mal “usada”; seguramente el Doctor tiene otros datos.
Luego, están las encuestas, donde unas dicen, aseguran, quien lleva la delantera; pero, aún faltan casi cuatro meses para que la gente salga a votar por “su candidato” y candidatos (as), unos a reelegirse, otros a probar fortuna.
[email protected] creen tener el derecho a ganar, cueste lo que cueste; creen merecer que usted y yo votemos por [email protected]; creen ser la solución a todo “lo malo” que hemos vivido.
Pero, lo cierto es que ninguno la tiene segura, pues el pueblo sabio los conoce, saben quiénes son, de donde vienen, que han hecho de su “carrera” política; saben, de qué lado masca la iguana. Y esa, es la mejor “encuesta”. Al tiempo.
Pero mejor a’i se las dejo…como ya soy viejo, tengo derecho a la vacuna; solo que, a mí no me han llamado los “servidores de la nación”…¡¡¡SARAVAH!!!

Opiniones sobre ésta nota
Envía tus comentarios