BULMARO PACHECO

DE CAMIONES y CAMIONEROS…LAS HISTORIAS

Bulmaro Pacheco Moreno /    2019-12-01
Publicar en:  


A nuestra generación en el Sur de Sonora, le tocó en sus inicios batallar enormidades por el esquema cerrado y monopólico del sistema de  transporte de pasajeros, y por años nos quedó una mala imagen.

 Viajar a la Ciudad de México o Guadalajara desde Navojoa, era una verdadera hazaña. No era sencillo conseguir un asiento en cualquiera de las tres compañías que prestaban el servicio en aquellos años. La otra alternativa era el tren-de primera y segunda- que con sus incontables paradas hacía en ocasiones hasta 45 horas para llegar a la ciudad de México. El tren clausuró—sin explicación alguna-- el servicio de pasajeros a partir de la privatización de los ferrocarriles en 1998.

Hacer un viaje de Huatabampo a Navojoa (todavía hasta 1955) tenía que realizarse en las llamadas “guayinas” (station wagon) de seis u ocho pasajeros-que sustituyeron a los tranvías- en la recordada carretera de cemento que mandó construir el general Anselmo Macías Valenzuela en 1942.

En 1956 entran en acción los llamados “camiones verdes” de Salvador Cañedo, que llegara de Culiacán a Sonora en 1952 y dedicado años antes, al transporte de carga, con una mayor cantidad de asientos y un costo más bajo; de tres a dos pesos por pasajero.

Fue ese el transporte que comunicó por años a Navojoa y Huatabampo. Después se agregaría la empresa “Auto Transportes  del Yaqui” fundada originalmente en 1957 por Jesús Nieblas Ortiz,  (después sería de Rubén Dabdoub y Lorenzo Contreras Santana), dicha empresa—antes con 70 y ahora con 10 camiones—comunicaba en un mínimo de tres horas a Ciudad Obregón con Villa Juárez, Etchojoa y Huatabampo.

Baldomero Corral Álvarez se había adelantado mucho antes de 1950 con la corrida directa entre Álamos y Navojoa, en camino de terracería y con un sólo camión. Había aprendido como chofer junto con Irene Álvarez y Hermenegildo Ochoa (fundadores), los pioneros del servicio en Álamos. El promotor en aquellos tiempos, se daba el lujo de recoger el pasaje a domicilio antes de emprender el camino a Navojoa y llevar el correo a San Bernardo.

Don Baldomero --con apenas el cuarto año de primaria cursado--, fue un buen presidente municipal de Álamos entre 1967 y 1970. Sabía de Faustino Félix Serna por su madre Elisa Serna Ward a quien  atendía en sus viajes a Álamos.

Cuando Faustino Félix, ya candidato al gobierno del Estado le insinuó: “Baldomero, la gente de Álamos que me ha venido a ver quiere que tú seas el candidato a presidente municipal” ¿Como la ves? Este le contestó: “Pero Faustino, yo no la jugué contigo, aposté por Acosta Romo” ; Y quien chingaos te está preguntando? le respondió Félix Serna; ¡Acepta anda! Le dijo, le vas a servir a tu pueblo, eso es lo que cuenta! Y Don Baldomero aceptó.

Formó con María Elena Valenzuela una familia de ocho hijos a los que les inculcó la necesidad de estudiar y superarse profesionalmente. Dos de sus hijos siguieron la ruta de la política y ocuparon también la presidencia municipal: Baldomero  en 1991 y David en 2003.

Don Baldomero muere en 1992 a los 66 años (su esposa María Elena del Carmen Valenzuela tiene 89) con su muerte surge la empresa de transporte TBC (Transportes Baldomero Corral), con seis camiones y con la ruta Álamos-Navojoa-Hermosillo.

Para 1995 el negocio había crecido y tenía corridas hasta Nogales, pero ahora con 18 camiones. Con el tiempo,  la empresa experimentó una gran expansión de Culiacán a Phoenix, Arizona, con 60 camiones (2009). Nuevos tiempos de apertura, el Tratado de Libre comercio y una mayor competencia sin duda.

En 1998 nace “enlaces turísticos de sonora” con 4 camiones, en el 2009 ya contaba con 32 y en el 2019 ha llegado a 48 con una ruta turística Internacional que entre otras ciudades comprende Los Ángeles, Uruapan Michoacán y Jalisco manejada por Sergio y Baldomero hijo.  

En el 2004 se crea la empresa “Albatros autobuses S.A de C.V.” (como filial renovada de TBC)  con 6 autobuses, actualmente ya son 56, y corren de  Huatabampo a Puerto Peñasco, Alamos, Nogales y Hermosillo. La empresa es manejada actualmente por Arturo Corral y Jesús Soto Nuño. TBC desparece en 2008. TUFESA (transportes Urbanos y Foráneos de Empalme Sonora) se formaría también con la apertura a la competencia de 1994 en Empalme.

En la obra “Navojoa, cronología y testimonios” de Manuel Hernández Salomón, José Navarro Bojórquez relata que en 1913, al llegar de Álamos a Navojoa, encontró trabajo como chofer de un carruaje (rines de madera) al que llamaban “berlina”, que era tirada por un par de mulas; “en ese año me tocó llevar a Obregón (Álvaro) rumbo a Hermosillo en una berlina tirada por cuatro caballos por haber sido llamado (el ex presidente municipal de Huatabampo) con urgencia por el gobernador José María Maytorena”… “los primeros autos de motor llegaron en 1920 a Navojoa, eran de tres pedales; uno para iniciar la marcha, otro para meter reversa, y el otro servía de pedal de frenos”. Dijo también, que después de laborar en Phoenix, al regresar en 1929 por la crisis, compró un vehículo en 2 mil pesos con los ahorros reunidos, con el que se inició en el servicio de “autos de alquiler”. De los 10 hijos procreados con Angelina Esquer de Alamos, con quién casó en 1917, los 6 varones se desempeñaron todos sin excepción como choferes de “autos de alquiler”.

Uno de ellos, Óscar Navarro Esquer, nacido en 1937, se inició como taxista en Navojoa, y a través del tiempo supo combinar exitosamente su actividad en el taxi con la de dirigente sindical de los choferes de la región. Tuvo su primer  taxi en enero de 1957.

Solicitó su primer permiso para entrar en la ruta hacia Huatabampo en el gobierno de Álvaro Obregón Tapia (1955-1961), en las primeras Ford tipo guayín, (Madera y fierro) de ocho pasajeros. En Huatabampo ya prestaban el servicio algunos personajes como Cristóbal Campos y Octaciano Sáinz (sic) también conocido como  “el 39”.

En 1940, después de arduos trabajos de don Ernesto Moreno -que empezó con el negocio del transporte en 1928 entre Nogales y Mexicali-,(se hacían tres días) se había fundado la línea Transportes Norte de Sonora, que en 1946 tenía ya corridas de Santa Ana a Mazatlán en los viejos camiones Chevrolet de 18 pasajeros. En 1946 entra TNS a la región del mayo.

Para viajar hasta la ciudad de México se transbordaba en Mazatlán y el pasajero tenía que viajar en la línea Tres Estrellas de Oro hasta su destino (después mediante convenio, TNS se amplió hasta la Ciudad de México, y a cambio, la empresa Tres Estrellas entró a Sonora). Años después se crearían los “pájaros azules” de Benigno Borbón, primero como taxis, con la ruta Navojoa-Bacobampo, después ampliarían rutas.

En 1990, con una visión renovadora y con 8 camiones, se constituye la empresa Los mayitos, con Óscar Navarro, Salvador Cañedo y José Martínez Esquer (De Ciudad Obregón) como socios fundadores, absorbiendo a los transportes verdes, primero con la ruta Navojoa-Etchojoa-Huatabampo, después se ampliaron a ciudad Obregón y en menos de un año, ya corrían hacia Hermosillo. En el 2009 y con 40 camiones en ruta, Los mayitos llegaban hasta Nogales. Ahora los mayitos tienen terminal propia en Nogales, Huatabampo, Navojoa y Hermosillo. Próximamente en Guaymas. En 2019 ya van 50  camiones y la ruta por ahora, es solamente regional hasta Nogales.

Las empresas de la familia Corral  con el proyecto Enlaces, ya cruzaron la frontera hasta Phoenix y Los Ángeles. La familia Corral genera 400 empleos directos y más de 200 indirectos y moviliza a 1.2 millones de pasajeros al año; Los mayitos, con 150 empleos directos y más de 150 indirectos, por su número de rutas y tiempos de salida presta el servicio a 1 millón de personas por año.  Ambos han crecido en rutas, en servicios de paquetería y en pasajeros atendidos y como empresas regionales realizan servicio social y son sensibles con la gente necesitada, sobre todo enfermos, adultos mayores y discapacitados.

El 70% de los pasajeros de “Enlaces” son derechohabientes del IMSS que son trasladados a los grandes centros hospitalarios.

Sus problemas actuales: En sus orígenes un camión costaba 66 mil pesos, después en 1984 llegaron a 130 mil, en  2009  a 347 mil dólares; el diesel (520 litros por unidad) pasó de 28 centavos a 7.60 y hasta hoy a 21.00 el litro; las llantas de 900 a 10 mil pesos; ahora las unidades cuestan entre 5.5 y 7 millones de pesos en las marcas favoritas; Volvo, Mercedes Benz, Irízar y Marco Polo Scania con vida útil de hasta 12 y 15 años años por las regulaciones de la SCT.

La competencia ahora es intensa con empresas de otras entidades, pero las familias de los transportistas locales dan la pelea a diario, han trabajado arduamente y mantienen sus empresas con muy buen nivel de manejo, siempre en expansión e innovando. Dichas empresas han motivado el orgullo regional y demuestran que la imaginación, el ejemplo, el trabajo, la visión y el carácter de los emprendedores, así como los valores heredados de aquellos pioneros que les abrieron camino han impulsado el éxito de proyectos auténticos y realistas. Ahí están los ejemplos.

[email protected]

 

Opiniones sobre ésta nota
Envía tus comentarios