La abstención, un círculo vicioso

Arturo Soto Munguia /    2021-06-11
Publicar en:  

La gran asignatura pendiente que dejó el actual proceso electoral en Sonora es sin duda es sin duda la del interés y la participación ciudadana en las elecciones.

 

Sonora tuvo uno de los más bajos promedios de concurrencia a las urnas, rebasando apenas el 40 por ciento del padrón electoral; una de las más bajas que se recuerde, pero hubo municipios como Nogales o Caborca donde apenas se llegó al 30 por ciento del padrón.

 

Culpar a la pandemia no parece un argumento convincente, sobre todo si en los cierres de campaña vimos a miles apretujándose en las plazas y las calles sin el más mínimo temor al virus.

 

Más que una causa del abstencionismo, la pandemia fue cuando mucho, un pretexto ciudadano para justificar el poco interés en la elección de sus gobernantes y legisladores; poco interés que quizás obedezca a la falta de perfiles y propuestas atractivas; al desencanto que genera la clase política en general o peor aún, a la certeza de que gane quien gane, las grandes mayorías seguirán siendo el nopal que los candidatos y candidatas van a ver solo cuando tienen tunas electorales.

 

Fuera de esa temporada, permanecen excluidos de la toma de decisiones, que en realidad debería ser la moneda de cambio por su voto.

 

Explicar el desinterés a partir de que ‘no hay caras nuevas’ también parece ser una falacia.

 

La Alianza Va por Sonora postuló en el distrito 03 federal a un joven empresario sin experiencia previa en lides electorales. Cuando fue designado, Arturo Fernández despertó interés en círculos de opinión que lo ubicaban, precisamente por ser un ‘rostro fresco’, como un perfil competitivo.

 

Terminó perdiendo abrumadoramente a manos de Lorenia Valles Sampedro, que se reeligió en ese distrito y rebasó los 65 mil votos a su favor, dejando atrás a Fernández con más de 20 mil. Con todo y ser una señora joven, Lorenia no es precisamente una cara nueva en la política y está es la tercera vez que ocupará una curul en San Lázaro: la primera vez como plurinominal por el PRD, la segunda de mayoría por Morena y hoy repitió la dosis.

 

En una ciudad como Hermosillo donde esta vez hubo resultados apretadísimos, sacar una ventaja de 21 mil votos es de tomarse en cuenta, sobre todo si consideramos que el otro distrito federal, el 05, estuvo a punto de ser arrebatado a la aplanadora de Morena, por Kitty Gutiérrez Mazón, que terminó perdiendo por un puñado de votos.

 

Caras nuevas en las candidaturas de Morena a distritos locales en Hermosillo también fueron Armando Moreno Soto, Bernardette Ruiz y Alma Limón y los tres perdieron sin que les sirviera mucho la ‘marca’.

 

Fueron derrotados por Karina Zárate, Ely Sallard y Alejandra López Noriega, respectivamente, las dos primeras del PRI, la tercera del PAN, aunque integrantes de la alianza.

 

Destaca el caso de Karina Zárate, la ex directora del DIF estatal, pues es la primera vez que participa en una contienda electoral y se impuso a un histórico de la izquierda universitaria, que si bien se estrenó en las lides electorales como candidato, tiene una larguísima trayectoria en las luchas sindicales.

 

No fue un triunfo cualquiera: Karina fue la candidata más votada en los 21 distritos locales y el 9, por el que compitió, fue también el que tuvo la más alta participación con 54.3 por ciento de los electores. Para tener una referencia, el candidato que ganó en 2018 ese distrito fue de Morena y obtuvo 18 mil votos. Karina obtuvo 24 mil, sacándole más de 2 mil de ventaja al veterano activista universitario.

 

Podría decirse que Ely Sallard fue otra sorpresa, pero solo para quienes no la vieron recorrer diariamente y de sol a sol el distrito 6, donde enfrentó a una candidata de Morena que venía con todo el apoyo de la alcaldesa, aunque a estas alturas y a juzgar por los resultados en la alcaldía, hay un interesante debate en el sentido de si ese apoyo jugó a favor o en contra. Lo cierto es que perdió.

 

Y en el distrito 10, la sorpresa hubiera sido que ganara Alma Limón que, se conoce sobradamente, no genera simpatías ni en su propio partido, Morena. Cayó vencida ante Alejandra López Noriega, que ya ha sido dos veces diputada local y una vez diputada federal. Una mujer de batalla y forjada en muchas campañas electorales.

 

De último momento, informan que en Nogales, Armando Gutiérrez ‘El Bigotes’ está disputando el distrito 5 de Nogales frente a la candidata de Morena, Lucía Méndez. Él ya ocupó una curul en el Congreso local en la antepasada legislatura.

 

Cito estos cuatro distritos locales porque son los únicos (de 21) que pudo rescatar la Alianza (en caso de confirmarse el 5), de la aplanadora morenista, cuyas derrotas serán seguramente tema de estudio en su partido.

 

Pero en general, y aquí incluyo a todo el estado, el común denominador fue la baja participación ciudadana, y eso sí debe ser una señal de alerta no solo para los partidos políticos, sino para los organismos electorales, los gobiernos y los diversos liderazgos sociales en Sonora.

 

El problema con el abstencionismo es que genera un círculo vicioso. Los ciudadanos no acuden a las urnas porque no se sienten representados por los candidatos y candidatas, y éstos, al llegar con el apoyo de una pequeña parte de la población, tampoco sienten necesidad de representar a la mayoría; a la postre esa mayoría pierde interés en participar, menosprecia los procesos electorales y así hasta el cansancio.

 

Esta vez en Sonora votó el 43 por ciento del padrón, menos de la mitad de los electores acudieron a las urnas. De ellos, poco más de la mitad votó por un candidato y el resto, por otros, lo que de alguna manera significa un voto en contra. A final de cuentas, el gobernador termina siendo electo por una cuarta parte de los enlistados en el padrón.

 

Esto no solo plantea un problema de falta de representatividad, sino de ausencia de contrapesos más o menos articulados, al ejercicio de gobierno, lo que se vuelve más grave mientras menos gente vote.

 

II

 

El último corte en el cómputo de votos que se lleva a cabo en el Consejo Municipal Electoral de Hermosillo fue a las 00:43 horas.

 

Se llevaban 862 actas computadas y faltaban por computar 196.

 

El candidato de la Alianza Va por Sonora, Antonio Astiazarán sumaba 87 mil 024 votos; la candidata de Morena, Célida López Cárdenas sumaba 84 mil 001 votos.

 

A lo largo del conteo, la ventaja de Astiazarán no ha bajado de tres mil votos y hubo ocasiones en que subió hasta seis mil. De mantenerse esa tendencia, la victoria del aliancista parece inminente, aunque hay la intención por parte de Morena, de impugnar los resultados en tribunales.

 

En los próximos días veremos los resultados finales.

 

También me puedes seguir en Twitter @Chaposoto

 

Visita www.elzancudo.com.mx

 

 

Opiniones sobre ésta nota
Envía tus comentarios