Rastrillando

La diestra versus la siniestra….

Mario Munguía Murillo /    2021-04-01
Publicar en:  


Cuando estuve en la Escuela Nacional de Antropología e Historia -1973- tenía un maestro de origen alemán, doctor en economía y filosofía, lo siento, no recuerdo su nombre; pero lo que sí recuerdo es cuando vio que traíamos el libro “El Capital” de Carlos Marx, nos preguntó qué sí que pensábamos hacer con la lectura del mismo, y le dijimos que era para consultar un trabajo que nos había dejado el maestro recién ingresado, un chileno refugiado del “pinochetazo”; recuerdo que a mí me tocó el tema sobre “plusvalía”.

Cuando escucho a cada uno sobre el tema a estudiar, dijo, palabras más o menos así: “leer a Marx, es aplicarse un periodo muy largo de tiempo, yo tengo prácticamente toda mi vida y, aún lo sigo estudiando”.

Ese fue mi primer encuentro con la “izquierda intelectual”.

Pero bueno, todos –o casi todos y muchos ni idea- sabemos que fue en París, -la capital mundial del amor, del esnobismo burgués, de intelectuales y poetas y, la moda y el perfume- ; dónde, Carlos Marx desarrolló sus teorías económicas, sociales y políticas, en colaboración con Friedrich Engels. En 1845 juntos redactaron el Manifiesto Comunista, “la biblia” de la izquierda política.

Según afirma Marx, “la tensión y el conflicto entre las clases sociales resultan inevitables, y por consiguiente, así como el feudalismo había sido reemplazado, lo sería la sociedad capitalista y la burguesía dominante”; y, qué algún día, el proletariado (el pueblo, campesino, mejor conocidos como “clase baja”) controlaría la sociedad.

Una utopía que podría alcanzarse sí el género humano fuera eso: humano.

Ahora bien. En México, hoy en día, ¿existe la “izquierda” (hoy se hacen llamar “progresistas”)?

Usted cree qué Alfonso Durazo, Manuel Bartlett, María Dolores del Rio, Marcelo Ebrad, Celida López, Epigmenio Ibarra, el mismo señor López y demás “morenistas puros” ¿son de izquierda, progresistas?

Existió en la primera mitad del siglo pasado; desapareció con la muerte de Heberto Castillo y el grupo que lo acompañaba; en Sonora, cuando Raúl Sainz Cota dejo este mundo.

Por ahí andan algunos qué la pregonan pero, son “rabanitos” diría Enguerrando Tapia –qepd-, porque “pegan con la siniestra y cobran con la diestra”.

Lo que hoy existe, es algo más parecido al “maoísmo”, de acuerdo al proyecto transformador llamado 4t; que en el discurso centra la movilización de las masas –pueblo, dice el señor López-, y promueve la “industrias independientes”, algo así como los programas que llaman de bienestar, por ejemplo: “sembrando vidas”, construcción de caminos, edificios, el mantenimiento de las escuelas, todo por parte del pueblo y el ejército (militares).

Dicen los intelectuales (in)orgánicos de la 4T, que su “lucha” enfrenta al “colonialismo”, al neoliberalismo corrupto de una clase social basada en “la clase media” creada por el PRIANRD.

Pero resulta que esa clase media -compuesta por profesionistas de todas las ramas del conocimiento, maestros, médicos y enfermeras, comerciantes, pequeños empresarios, restauranteros, prestadores de todos los servicios, etcétera- a la cual descalifican, son la mayoría de personas que hacen posible que este país avance a pesar de la “clase” política que en realidad no aporta nada y que durante los últimos 100 años han vivido, y bien, a sus costillas.

La clase media es la que produce y genera riqueza en bien de una comunidad.

Los políticos generan pobreza.

II

En temas más provincianos, este que hoy vivimos en la antigua Ostimuri; dónde, una vez más, la lucha por el territorio –Sonora-, es la planicie de una guerra sin cuartel y sin el más mínimo dejo de ética, honestidad y mucho menos moral.

Antes como antes, ahora como ahora, dijo un día el guerrero Yaqui.

Y hurgando en las páginas de una pantalla fría e impersonal, leo los comentarios de los mismos que un día estaban ahí.

Sin generar polémica y con todo respeto, leo a mi amigo que publica, cito: “Acordes con la Semana Mayor, los prianistas resucitaron un nuevo cadáver político que se agrega a Diego Fernández de Cevallos, Santiago Creel Miranda, Ricardo Anaya y Felipe Calderón entre varios más, anteriormente revividos. Se trata del ex presidente Ernesto Zedillo”. Feliciano dixit.

Y preguntome yo mismo: mí mismo, ¿Cuándo se había muerto para que hoy resucitara sí nunca se ha ido?

Luego leo a Carlos que nombra “engendro” a la alianza PRI-PAN-PRD y me vuelvo a preguntar con todo respeto: y la alianza: MORENA-PVEM-PT-PES y demás rémoras del pasado prianista ¿qué? ¿Ellos son blancos y puros?

Pero bueno, cada quien tiene su corazoncito y, como diría el señor López: Fuera mascaras.

Pero mejor a’i se las dejo…Para mí, el mejor de los tres candidatos (los y la otra son comparsa de una alianza engendrada por morena) es El Borrego Gándara…como dice la canción: conozco a los tres…. ¡¡¡SARAVAH!!!

Opiniones sobre ésta nota
Envía tus comentarios